"Lactancia extrema": dar el pecho a un niño de seis años es subversivo
Caracas Junio 03, 2015 12:40 PM .- ¿Quién decide lo que es “normal”? ¿No lo es dar el pecho a los hijos? Maha Al Musa es una madre de tres, 52 años, de Australia, que hace bandera de la lactancia materna prolongada, es decir: más allá de la edad que se supone “límite” para dar el pecho.

http://actualidad360.com/media/201506/20150603xFcF4P.jpg

Si escribes en Google “lactancia prolongada”, el propio buscador sugiere una búsqueda: “lactancia prolongada consecuencias”. Que hoy día los pediatras recomienden de manera casi robótica la “lactancia materna al menos durante los primeros seis meses de vida del bebé” se ha convertido en algunos sectores en rechazo a amamantar más allá de esa edad –aunque el límite se puede poner en el primer año de vida, con variaciones-. Se habla de la necesidad de "destetar" al niño cuando va dejando de ser bebé, o cuando aparecen los dientes, o cuando acude a una escuela infantil.

 

Sin embargo vemos cada día más a menudo ejemplos de madres que se olvidan de tales prejuicios y practican la “lactancia prolongada”: continúan amamantando más allá de la norma cultural.

 

¿Por qué si no podría ser noticia en docenas de medios que una madre dé de mamar a una niña de seis años? Maha Al Musa no sólo es una activa defensora de esa lactancia “prolongada”, y como tal ha aparecido en el programa de Discovery Channel 'Extreme Breastfeeding' (Lactancia extrema), es una de las mujeres de más edad en el mundo en amamantar a sus hijos.

 

Aminah, su hija de seis años, declaró a la revista australiana Woman’s Day: “Es lo que más me gusta hacer cuando no estoy en la escuela. Más niños deberían hacerlo, porque ¡es bueno para ti!”

 

La madre de 52 años, que ha practicado sus partos en el agua e imparte clases de danza del vientre a otras mujeres embarazadas, pregunta a sus lectores en Faceboook: “¿Quién define lo normal?”. Su decisión de seguir amamantando hasta que la niña diga "basta" es criticada y alabada por igual.

 

Lo que nos produce “extrañeza” viendo a un niño mayor tomando del pecho de su madre es producto de los cambios de hábitos de vida en las sociedades occidentales y urbanas. Hay cambios culturales valiosos: lo es por ejemplo que ya no se considere "normal" usar a los niños como fuerza de trabajo, aunque sigue sucediendo.

 

Pero estamos hablando de cuidados extendidos. No "extremos", simplemente ampliados en el tiempo. Si una madre dispone de las circunstancias y las condiciones materiales para dar el pecho a un hijo más allá de los seis o doce meses, si se lo puede permitir y sigue siendo enriquecedor para ambos, ¿qué habríamos de decir los demás?

 

“Deja que madre e hijo elijan lo que es mejor para ellos, sus circunstancias y su familia”, escribía Maha junto a una de las imágenes en las que se muestra orgullosa amamantando a su hija, en respuesta a las críticas.

 

Ella así lo ha decidido: muchas otras madres no pueden sostener tal activismo por diversos condicionantes. Incluso hay quienes no pueden dar de mamar, y son tachadas de "egoístas". Pero dar el pecho, un acto de entrega, es un trabajo a tiempo completo.

 

Vía Yahoo Tendencias