Crianza humanizada: la práctica de disciplinar al niño con amor
Caracas Agosto 13, 2015 4:40 PM .- Puede considerarse una estrategia para prevenir el maltrato infantil.

 

La crianza de un niño determina la persona que será de adulto. La responsabilidad comienza en casa; son los padres quienes tienen la labor de formar adultos responsables a través del amor y el respeto durante la etapa infantil.

 

Es por esta razón, que se habla de crianza humanizada, que no es más que el arte de cuidar y formar a niños y adolescentes con disciplina, pero enmarcados en valores de respeto, honestidad, amor y superación, que sean gestores de su propio desarrollo.

 

El principal fundamento de este tipo de crianza es que es bidireccional. Está basada en la búsqueda permanente de conocimientos con disciplina y amor, además, toma en cuenta a los niños y adolescentes tanto en el presente, como futuro.

 

Acompañamiento Inteligente

 

De acuerdo con los especialistas, el rol de los padres en este proceso de crianza humanizada es el de acompañamiento inteligente con amor hacia los hijos. Se trata de guiarlos en el proceso de crecimiento y desarrollo para la construcción de sus metas, autoestima, autonomía y salud.

 

Por su parte, el educador es el elemento facilitador de la expresión y la creatividad del niño. Un maestro educa con amor. Despierta el interés del alumno sobre un asunto o área de conocimiento, concientiza al alumno de sus talentos y posibilidades; además de ayudarlo a desarrollar la confianza sobre su propia capacidad y competencia.

 

Es importante que tanto el padre como el educador tengan en cuenta que una crianza humanizada, enmarcada en valores de respeto, amor y disciplina, formará adultos con salud física y mental.

 

Prevenir el maltrato infantil

 

La crianza humanizada puede considerarse una estrategia para prevenir el maltrato infantil, porque no establece la culpa como elemento controlador del niño. El error no es malo en sí mismo, es parte del aprendizaje.

 

Los expertos recomiendan que un niño sea disciplinado con amor, respeto, dignidad, libertad, autonomía, responsabilidad y paz. Un niño maltratado será un adulto infeliz, violento, inseguro e incapaz de lograr las metas que se traza en la vida.

 

La crianza humanizada fomenta las relaciones de buen trato en la sociedad; además del respeto a los derechos de niños y adolescentes. La práctica de este método de crianza rescata los valores de la sociedad como son: Amor, Respeto, Dignidad, Libertad, Autonomía, Responsabilidad y Paz.

 

BrandCom VE