Cómo manejar el celo de una perrita en casa
Caracas Marzo 12, 2017 09:08 AM .- Si tenemos por primera vez una perrita en casa, cuando llega el celo es normal que no sepamos la forma de enfrentarnos a la nueva situación

Si tenemos por primera vez una perrita en casa, cuando llega el celo es normal que no sepamos la forma de enfrentarnos a la nueva situación. Es incómodo salir a la calle, porque todos los perros del vecindario se acercan, incluso pueden ponerse muy “pesados”. si están suelos, se pueden acercar a la puerta de nuestra vivienda y dejar su marca personal en forma de orín, etc. ¿Cómo manejar el celo?

 

 

La abstinencia y el celo

Para tratar el celo, la abstinencia es la forma más usual, pero no está falta de complejidad. Es un método recomendado para los dueños que tienen un recinto cerrado, donde sea posible aislar a la perrita por los días que dura este período.

 

 

 

Novedades para el celo

 

Entre las novedades para tratar el celo en nuestras mascotas hay uno que destaca por su efectividad: los calzones para perras. Este nuevo dispositivo puede evitar que sean fecundadas, pero no que sean montadas.

 

Estos calzones para perras son económicos y se venden en diferentes tallas ajustables. Lo mejor es que son lavables 100%.

 

Otros productos son sprays, que cumplen una útil función para disimular el olor que nuestra perrita desprende. Además, también bloquean las feromonas de cierta manera y el macho no es capaz de olerlas. Es de fácil aplicación y tienen una eficacia comprobada.

 

Entre sus ventajas está que no afecta al ciclo hormonal de la hembra canina que tenemos en casa.

 

Las feromonas y el celo

Lo normal es que las feromonas emitidas por la perra durante el celo son tan fuertes que el macho las percibe a metros de distancia.

 

Está demostrado que las feromonas llamadas olfativas, que desprende la perra en el celo, son un afrodisiaco muy oloroso y atrayente para los machos.

 

¿Cómo eludir a los visitantes “romeos” que nos pueden acechar en nuestros paseos por el parque? Uno de los trucos más eficaces es hacer cambios en los horarios. La salida de la tarde podemos retrasarla a la noche, y adelantar el de la mañana.

 

Inyecciones anticonceptivas

También se han venido utilizando las inyecciones. Son útiles en el caso de que nuestra perrita ya haya realizado la cópula con uno de los machos. Sin embargo, muchos expertos las han desaconsejado. Los desórdenes hormonales que pueden causar no son saludables para nuestra perrita.

 

Otro tipo de inyecciones anticonceptivas preventivas tienen que administrarse siempre por el veterinario. Aunque pueden inhibir el celo en la perra, lo harán solo de forma temporal. Si las utilizamos de forma continuada pueden ocasionar daños importantes en la perra. Afectan a su hígado, fertilidad e incluso producen cáncer de mama.

 

La solución definitiva para eliminar todos los problemas que el celo puede ocasionar es la esterilización de la perra. Esta operación es sencilla, la realizan las clínicas veterinarias y no requiere el ingreso de la canina ni que ella pase la noche en el centro veterinario.

 

Siempre atadas

Es de sentido común que para evitar males mayores cuando salimos de paseo con nuestra perrita y se encuentra en celo no es conveniente soltarlas de la correa.

 

 

 

Un aspecto importante es que la hembra suele tener más nerviosismo e inquietud en los días de celo. Con ello hay más riesgo de que escape si se siente acosada por un macho.

 

En cuanto a los periodos, a lo largo de la primera semana de celo no habrá receptividad por parte de la perrita para ser montada por un perro. Sin embargo, durante la última semana del período del celo, cuando vemos que la pérdida de sangre ya es menor, será el momento en que está dispuesta para aparearse con los machos, y puede ser ella misma quien lo busque.

 

Si hay un macho en casa

 

Otra situación incómoda que puede producirse con el celo de la perrita es cuando hay un perro macho en casa. Una de las opciones más sencillas es el tratamiento anticonceptivo en el macho

 

Este tratamiento es muy sencillo de realizar. A la esterilización física del perro, con la extirpación de sus genitales (operación que se realiza cuando el animal todavía es muy joven), se puede hacer la vasectomía química. En este último caso, se lleva a cabo mediante inyecciones al macho y puede aparearse sin ningún problema, con la seguridad de que no hay riesgo de fecundación.

Mis Animales