Mafias compran bebés venezolanos para traficar sus órganos en Colombia
Caracas Marzo 17, 2017 08:46 AM .- Las denuncias sobre mafias dedicadas a la trata de blancas en maternidades del estado Zulia han cobrado fuerza esta semana con los señalamientos a Angy Salina de 29 años,

Las denuncias sobre mafias dedicadas a la trata de blancas en maternidades del estado Zulia han cobrado fuerza esta semana con los señalamientos a Angy Salina de 29 años, quien habría ingresado el pasado martes 14 de marzo a la Maternidad “Dr. Armando Castillo Plaza” usurpando la identidad de su cómplice María Rosado de Núñez, de nacionalidad colombiana, con quien acordó la suma de 500 mil bolívares a cambio de su recién nacida.

 

Por estos niños en Colombia ofrecen hasta 30 millones de bolívares, con dos propósitos fundamentales: primero si es niña ser vendida para trata de blanca y en segundo lugar, para la venta de órganos en el mercado negro, reseñó Panorama.

 

Además, se presume que el modo de actuación de las mafias que trafican son: escoger a las mujeres que van iniciando el periodo de gestación, ofreciéndoles dinero y costear todos sus gastos durante el desarrollo del embarazo.

 

Trascendió que María Rosado (la compradora), actuó presuntamente en complicidad con Remy Teresa Franco González, quien además se desempeñaba como empleada de seguridad de la MACP.

 

Salina y Franco, se encuentran detenidas y puestas a la orden del Ministerio Público bajo los cargos: lucros propios en contra de un neonato y usurpación de identidad, imputadas por los fiscales Nº 33 Maikel Fernández y Nº 40 Douglas Valladares, con competencia en casos de Protección a Niños Niñas y Adolescentes.

 

Las autoridades explicaron que existía un acuerdo entre la madre y la colombiana desde el momento de la gestación de la niña, puesto a que todos los exámenes y controles previos al parto también se los realizó bajo ese nombre.

 

Los detectives del Cicpc se encuentran en labores de patrullaje para dar con la captura de la persona quien presuntamente compraría a la niña y la captura de la empleada de seguridad, identificada como Teresa Franco González, quien se prestó para facilitar el registro de la madre bajo una identidad usurpada.

El Venezolano