Vengarte de tu ex puede ser algo mentalmente saludable
Caracas Marzo 23, 2017 08:20 AM .- Dicen que la venganza es dulce y la ciencia lo confirma...

 

A todos nos ha pasado que después de terminar con un ex, queremos venganza. Sobre todo si a ruptura se dio a través de un engaño o una situación que nos dejó muy lastimados o con el corazón roto.

 

Si este es tu caso, según The Journal of Personality and Social Psychology, vengarse es saludable para tu mente, teniendo en cuenta que sea una venganza que no le haga un daño tremendo a la otra persona, sino solamente de sentirte bien y buscar tu tranquilidad.

 

Los investigadores David Chester y C. Nathan DeWall, realizaron un estudio dividido en varias fases; la primera, consistió en que los participantes debían enfrentarse a varios comentarios negativos de otras personas, con la posibilidad de vengarse de sus críticos a través de un muñeco vudú virtual, lo que reveló que después de su “venganza”, los criticados se sintieron de mejor humor.

 

 

Para la segunda etapa del estudio, los investigadores quitaron el muñeco vudú para ver si los participantes serían capaces de vengarse de una persona de carne y hueso; para ello, suministraron a 154 voluntarios una píldora placebo) para, en teoría, mejorar sus funciones cerebrales durante el test al que les iban a someter. A otros se les decía que dicha pastilla lograría que su humor no se alterara con las críticas recibidas.

 

Esta prueba siguió cuando se les pidió a los voluntarios jugar un videojuego “trucado” para tener cierta desventaja sobre los otros y provocar enojo, para que en la segunda ronda del juego, tuvieran la posibilidad de perjudicar a su competencia al reproducir un sonido molesto que desconcentraba a los otros. Desde luego que la mayoría aceptó hacer uso de esta pequeña maldad en sus contrincantes.

 

Sin embargo, aquellos a los que se les había dicho que la pastilla iba a mejorar su humor no elegían molestar a sus rivales a pesar de que se habían sentido tan rechazados como el resto, pero como creían que su estado de ánimo decidieron no tomar revancha. Los investigadores concluyeron así que la venganza no era solo algo que disfrutaban quienes elegían ponerla en práctica, sino que lo hacían como una fórmula para sentirse mejor.

SDP Noticias