Embarazada: cómo evitar el estrés
Caracas Abril 26, 2017 08:42 AM .- Si al acelerado ritmo de vida que llevamos le sumas el esfuerzo físico y psíquico que implica el embarazo, la posibilidad de sufrir estrés en esta etapa se duplica

 

Cuando una mujer espera un hijo, casi todos sus pensamientos giran en torno al futuro bebé, al parto, a la nueva vida que le espera... Y junto a la ilusión crecen los temores, la inseguridad y a veces, el estrés.

 

Los mecanismos que utiliza el estrés para manifestarse pueden ser de tres tipos: físicos, psíquicos y de conducta. Todos están interrelacionados y su aparición se traduce en una pérdida de estabilidad emocional que se prolongará más o menos en función de la capacidad que se tenga para combatirlos. Y el primer paso para conseguirlo es aprender a identificarlos.

 

Diferentes síntomas

Molestias físicas:

 

Insomnio.

Sufrir repetidos episodios de gripe o constipados.

Frecuentes dolores de cabeza.

Dolores en la espalda o la nuca.

Levantarse por las mañanas demasiado cansada.

Molestias psíquicas:

 

No ser capaz de establecer prioridades.

Pérdida de concentración.

Sentimientos depresivos.

Tendencia a dramatizar todo.

Falta de estima personal.

Cambios de conducta:

 

Fumar, beber o comer dulces en exceso.

Esquivar los contactos sociales.

Irritabilidad.

Repentinos cambios de humor.

Hacerlo todo deprisa y corriendo, incluso cuando no es necesario.

Estrategias para combatirlo

Una vez reconocidos los síntomas del estrés, sigue estos consejos para serenarte y llevar una vida más tranquila:

 

Confía en ti misma. Seguro que serás una buena madre. Aun así, apóyate en tu pareja y pregunta cualquier duda que te surja al ginecólogo y al pediatra una vez que des a luz.

No abarques más de lo que puedes en tus obligaciones laborales y domésticas. Delega tareas, huye del perfeccionismo... Haz lo que buenamente puedas sin arriesgar tu salud.

Procura que tu dieta sea rica en magnesio. Come higos, maíz dulce, frutos secos, manzanas, almendras, hortalizas de hoja verde... Son alimentos antiestrés, que regulan el buen funcionamiento de los nervios y los músculos.

Practica a diario alguna técnica de relajación rápida. Por ejemplo, cierra los ojos y visualiza un paisaje que te guste o intenta "ver" a tu hijo en tu vientre. El médico también puede recomendarte otras técnicas de relajación (haptonomía, yoga...).

Lleva una vida ordenada. Acuéstate pronto, da un paseo todos los días, sigue un horario regular para comer...

Desahógate llorando si lo necesitas. Llorar ayuda a eliminar la tensión acumulada.

Dedica a diario un tiempo en exclusiva para ser consciente de lo que estás viviendo. Éste es un periodo muy especial de tu vida, que vivirás pocas veces, así que intenta sacar partido a la parte positiva que conlleva.

Crecer Feliz